El Design Museum de Londres reabre en South Kensington con un proyecto de renovación diseñado por John Pawson, y una sede de 10.000m2 -tres veces mayor que la anterior-, un total de 3000 objetos de fondo y un marcado espíritu internacional. 


El Design Museum -o el Museo del Diseño- de Londres inauguró el pasado 24 de noviembre su nueva sede situada en Kensington con total de 10.000m2 dedicados al diseño, tres veces más espacio que su anterior locación en Shad Thames. Fundado en 1989, el Design Museum fue el primer museo en dedicarse en exclusiva al diseño contemporáneo en todas sus formas, desde la arquitectura a la moda o al diseño industrial.

Su anterior sede junto al río Támesis, fundada por Sir Terence Conran, se estableció rápidamente como un referente en la escena internacional, y su espacio quedó pequeño en pocos años. Tras veintisiete años, el museo sale de esta histórica ubicación de Shad Thames (el antiguo almacén de plátanos que en la actualidad es la sede del archivo de Zaha Hadid Architects), para ocupar lo que fue el Instituto de la Commonwealth en South Kensington. La adaptación del obsoleto Instituto, un edificio construido en 1962, ha costado 83 millones de libras (99,5 millones de euros) financiados entre instituciones, particulares y entidades privadas, y a corrido cargo del estudio de Koolhaas y de su colega John Pawson. Una obra que trata con gracia y respeto el edificio protegido pues según Pawson “la primera vez que me encontré bajo ese techo, mi instinto inmediato no era luchar con lo que ya estaba allí”. Sus artífices han lidiado con un edificio en su mayor parte declarado Patrimonio Cultural y restringido en sus alteraciones, y el resultado final es una armoniosa combinación de la arquitectura original de los 60 y la actualidad. El centro del edificio ha pasado de amplias escaleras en espiral y fondo de hormigón, a un cuadrado de madera en tres luminosas plantas que confluyen en luminoso patio interior.

El director de la institución, Dejan Sudjic, sostiene que el principal objetivo del museo es transformarse en un referente mundial del diseño y atraer a unos 650.000 visitantes por año. Con una colección permanente de 3.000 objetos, actualmente se exhibe un tercio bajo el título Designer maker user. La selección recoge el punto de vista del diseñador, el usuario y el productor de los objetos, y va desde un vagón de tren a un zapato Louboutin, pasando por objetos urbanos, domésticos, personales, médicos, arquitectónicos, etc. Tres pisos que combinan una exposición permanente gratuita y otras temporales, además de estudios y cafetería.


Imagen de portada: Design Museum. Credit Gareth Gardner. Fuente: Forbes.