La creadora y una de las principales diseñadoras de la firma española de alfombras nanimarquina hace un repaso por el pasado y el futuro del diseño. Te lo contamos en dos partes. Es una mujer admirable, emprendedora, creativa y concienciada con el medio ambiente y la situación de otros más desfavorecidos. Creó su propia empresa en 1987 y, desde entonces, su capacidad para adaptarse al mundo empresarial ha resultado asombroso. Pero no menos que su capacidad para adaptarse a los nuevos diseños, gustos, materiales y modos de fabricación, es decir, los más antiguos y artesanales de La India. A lo largo de una charla que te mostramos en dos partes, Nani Marquina nos habla de sus comienzos, de su estrategia reclamando diseñadores externos (ya hemos hablado en estas páginas de la maravillosa colección Losanges de los hermanos Bouroullec), de su pasión profesional y personal por La India y del futuro del diseño y de su empresa. No te lo pierdas.
En estos más de 20 años de carrera, Nani Marquina se ha hecho con el Premio Nacional de Diseño y el Premi Cambra a la Gestió Empresarial.

La empresa Nani Marquina nació hace más de 20 años. ¿Cómo ha cambiado el mundo del interiorismo desde entonces?

Ha cambiado muchísimo. En los años 80 en el interior de las casas tenía valor lo excepcional. Ahora lo importante es cómo vivimos en estos espacios y cómo nos sentimos en ellos. El entorno que nos rodea cambia nuestra manera de vivir. Yo diría que ahora, los objetos son más importantes en cuanto a su relación con las personas, antes, eran importantes como objetos de admiración, eran tratados como obras de arte.

¿No era entonces un mundo reservado a unos pocos?
Seguramente. El diseño empezaba a caminar y estaba reservado a un grupo más reducido y, sobre todo, a personas muy conectadas con el resto de Europa.

En 1987 no era ‘tan’ habitual dedicarse al diseño. ¿Cómo se le ocurre a uno crear una empresa de alfombras? Es decir, ¿de dónde te viene esa inquietud por ‘vestir suelos’?
Yo estudié diseño de producto, y en mis primeros trabajos diseñe estampados para hacer tejidos, de esta manera empecé a combinar el diseño y las texturas. Cuando empecé, en los años 80, me di cuenta que no había alfombras acordes con el diseño de la época. España empezaba a destacar en diseño y observé que había un sector en el mundo de la decoración no cubierto: las alfombras de calidad y con un diseño innovador y contemporáneo.

Pero siempre te habrías sentido interesada por las alfombras, ¿no?
Sí, siempre me han gustado las alfombras como objeto, ya que transmiten la historia y la cultura de los lugares de donde provienen. A través de los materiales y técnicas de fabricación puedes conocer un poco de las sociedades y sus gentes. Asimismo, tienen un gran significado como un lugar de reunión y comunicación entre las personas y hablan mucho de la personalidad de la gente que las tiene.

¿Qué define a día de hoy el producto Nani Marquina?
Artesanía y diseño.

¿Están en España ‘bien consideradas’ las alfombras como parte fundamental de la decoración y el interiorismo? Lo digo, en parte, porque el 60% del producto Nani Marquina se exporta.
España es el país donde vendemos más alfombras, ya que somos de aquí, y nuestra marca tiene muchos símbolos identitarios con el diseño español. Nanimarquina es diseño español: atrevida y colorida.

En efecto, una de las características de las alfombras Nani Marquina es el colorido. ¿No somos aún en España muy convencionales con los colores?
En absoluto, vivimos en un país con mucho uso del color, vivimos rodeados de color, principalmente gracias al sol y su luz.

En tu página web se habla de la reinvención de la alfombra. ¿A qué se refiere?
A dar un nuevo uso a la alfombra. Creamos nuevos conceptos, como por ejemplo, crear alfombras con formas y colores de las piedras, levantar las alfombras del suelo y convertirlas en sofás, llevarlas al exterior…

La colaboración de diseñadores externos es una de tus ‘obsesiones’. ¿El balance está siendo positivo?
Más que una obsesión, es una estrategia, queremos complementar nuestro estilo de diseño con otros colaboradores, nacionales o internacionales, noveles o reconocidos, todos aportan su creatividad y ingenio.

Es imposible ver sus alfombras y no enamorarse de ellas inmediatamente. De su colorido, su originalidad, sus texturas absolutamente únicas, abarrotadas de flores y hojas; sus diseños modernos que reivindican lo antiguo y lo tradicional; sus formas a menudo poco convencionales… Y de su impecable manufactura, de la que son responsables un grupo de artesanos de La India. De eso y de mucho más hablamos en esta distendida charla.

Las alfombras Nani Marquina se producen en el norte de la India… ¡Qué decisión tan moderna! ¡Y en 1993! ¿No fue arriesgado?
Los inicios de los años noventa, eran años de crisis en España, los fabricantes tenían problemas de producción y el diseño estaba muy limitado porque se trataba de un tipo de producción mecánica. Fue en ese momento que decidimos dar este paso para mejorar nuestros diseños y poder crecer, así superamos la crisis y India nos ha aportado un valor que no hubiéramos tenido sin ella.

¿Por qué en la India?
A nivel profesional la India es el lugar conocedor de las técnicas de elaboración de alfombras y ofrecen muchas oportunidades a emprendedores como nosotros. Para nosotros, los artesanos de India, son nuestros partners (compañeros, cómplices). Toda la empresa conoce la importancia de su trabajo y valoramos mucho su aportación a nanimarquina.
A nivel personal, la India significa mucho. La primera vez que estuve allí, en el año 1993, hubo un antes y un después en mi manera de ver el mundo, me hizo comprender la gran diversidad y la riqueza de las culturas del mundo que vivimos.

¿Hasta qué punto las piezas se enriquecen con la producción artesanal de India?
Una pieza manual tiene el valor de lo imperfecto, hecho paso a paso, cuidando cada detalle y sobre todo, el valor del trabajo de los tejedores indios, que siguen elaborando las alfombras con las técnicas más antiguas, respetando la tradición y la calidad.

Al mismo tiempo Nani Marquina lucha contra el trabajo infantil. ¿Cómo lo hace?
Desde el primer momento que pisas La India, te das cuenta que si quieres trabajar allí también tienes que implicarte con el país. Un año más tarde de ir, se fundó Care&Fare una organización en la que estamos adheridos que tiene como principal objetivo erradicar el trabajo infantil en la manufacturación de alfombras de estas zonas.
Y fue con esta organización que creamos el proyecto Kala. Primero organizamos un concurso de dibujo entre los alumnos de varias escuelas Care&Fair y, posteriormente, el equipo de diseño de nanimarquina desarrolló el dibujo ganador y lo convirtió en la alfombra Kala. Así, 150 € de cada alfombra Kala vendida se destinan a la financiación de una escuela Care&Fair en Bhadohi. La alfombra está teniendo muy buena acogida y esperamos poder seguir financiando la escuela muchos años más. A partir del mes de marzo se podrá comprar la alfombra y ayudar en este proyecto a través de la web

Comprar alfombra Kala

Dame tres buenas razones para invertir en una alfombra. Es decir, para gastar un poco más, pero que sea buena.
Los objetos que rodean nuestra vida nos tienen que enamorar y aportar satisfacción. Las alfombras de más calidad duran mucho más y nos hacen sentir felices durante más tiempo.

Innovadora por definición, de un tiempo a esta parte amplías negocio a cabeceros, ropa de cama, mantas… ¿Qué depara el futuro a la empresa Nani Marquina?
Para nosotros, es necesario incorporar nuevos productos. Nuestra empresa diseña productos textiles para el hábitat, esto conlleva atreverse y diseñar nuevos complementos que acompañen a las alfombras.

¿Dónde ves el futuro de la decoración? Globalización, sostenibilidad, calidad…
En la calidad y en la recuperación de la tradición para crear productos duraderos. Para nosotros la idea de sostenibilidad va muy relacionada con nuestra forma de producir, que es manual y con los materiales que utilizamos, naturales o reciclados.