Conversaciones entre interioristas, diseñadores y algún arquitecto.
Vidas cruzadas es una película del año 1993, del cineasta Robert Altman basada en un libro de relatos cortos del escritor norteamericano Raymond Carver. En ella se juega con la idea nada descabellada de que la vida del otro siempre planea sobre la nuestra, a la vez que la nuestra planea sobre la de otros,y no solo planea, sino que además tienen influencia unas sobre otras.
La película enlaza la acción de más de veinte personajes, en paralelo o a partir de encuentros casuales.
Tengo la sensación de que realmente es así como se tejen las redes humanas que hacen que el mundo funcione, por tanto las redes profesionales no pueden diferir mucho de este sistema (al fin y al cabo somos personas antes que profesionales ¿ no ?).
Vidas cruzadas,puentes que se tienden,puentes culturales e interdisciplinares, pero también puentes generacionales.
Porque, dónde acaba una materia y empieza la otra, es decir,dónde termina el diseño de interiores y empieza el de producto o el gráfico o viceversa, o dónde está el límite preciso entre arquitectura e interiorismo.